Diez cosas que tienes que saber sobre el crecimiento de tu hij@ (segunda parte)

niña en la playa de Sorolla

Continua la lista de datos importantes sobre el crecimiento que iniciamos ayer. Gracias a todos los que se han detenido unos minutos a leerlos, agradezco sus comentarios y sugerencias.

3. El crecimiento esquelético se da en el cartílago de crecimiento

El proceso más importante (aunque no el único) para el aumento de talla es la elongación de los huesos largos, y el sitio en el que tiene lugar es el cartílago de crecimiento. En el útero, los huesos del feto en un principio están hechos totalmente de cartílago, pero gradualmente empiezan a cambiar su estructura, a depositar calcio en la parte central y con el tiempo en los extremos. El hueso tiene células que lo remodelarán para mantener su fuerza, pero pierde la capacidad de crecer, esta sólo se mantiene en tanto haya cartílago en los extremos de los huesos. Mientras lo haya, se dice que aún están “abiertos” (por el espacio que se puede ver en una radiografía), pero conforme los huesos crecen y se exponen a las hormonas sexuales en la pubertad, se pierde gradualmente ese cartílago y la capacidad de continuar elongándose, por lo que se dice que cuando los extremos óseos están “cerrados”, la capacidad de crecer e incrementar estatura se pierde. A este cartílago también se le llama placa de crecimiento y al estudiar la talla es imprescindible valorar su estado, integridad y grosor.

Image

 

4. La genética (casi siempre) manda

La talla final que tendrá un niño o una niña depende en una proporción muy importante –alrededor del 80%- de los genes heredados de padres y abuelos, la maquinaria genética que regula el crecimiento se hereda de forma bastante predecible. El 20% restante corresponde a factores nutricionales y ambientales, que pueden permitir (o evitar) que una generación llegue a ser más alta que anterior. Esto significa que la talla de los padres sirve como una referencia para la talla al final del crecimiento y la percentila ( el carril) en que debe de crecer. Pero sobre todo, quiere decir que si la curva de crecimiento del hijo o hija está por debajo de la esperada por la talla de los padres, es necesario asegurarse de que no haya algún problema que esté limitando su crecimiento y a la larga condicione una talla final baja.

Image

5. El crecimiento se da por etapas y de forma escalonada

Aunque las curvas de crecimiento parecen curvadas y regulares, en realidad cuando se mide a l@s niñ@s de forma frecuente, se puede ver que su gráfica parece más una escalera; hay estirones alternados con épocas de crecimiento más lento. A escala milimétrica l@s niñ@s crecen más a saltos que de forma continua.

Las dos épocas de mayor incremento en talla son el primer año de vida y la pubertad, en ellas la velocidad de crecimiento es mayor. El resto del tiempo no cesa, sólo lo hace a un ritmo menor y en pequeños brotes que en ocasiones coinciden con eventos particulares como una infección o un periodo de stress.

En todo momento, el crecimiento requiere que una serie de factores se organicen de forma armónica y precisa para lograr el mayor potencial. Estos incluyen el estado de salud, la nutrición y la presencia de las hormonas adecuadas. Desde el nacimiento la hormona de crecimiento y la IGF-1 (ver gráfica) son fundamentales, pero durante la pubertad la presencia de las hormonas sexuales es imprescindible para el estirón que tiene lugar en esa etapa. La aparición temprana, tardía, en exceso o de forma insuficiente de estas hormonas puede alterar el brote de crecimiento puberal.

Image

2 comentarios sobre “Diez cosas que tienes que saber sobre el crecimiento de tu hij@ (segunda parte)

  1. Hola doctor ya he leído que la influencia genética determina en un 80 por ciento la talla de un niño en su adultez lo cual me preocupa un poco ya que como antes le comentaba mi esposo y yo somos bajos de estatura el mide 150 cm y yo 153 cm y aunque según las gráficas de referencia mi niño parece tener un crecimiento normal ya que tiene 10 años y mide 131 cm me gustaría saber si existe algun tratamiento para lograr que tenga una estatura mayor a la nuestra en su edad adulta

    1. Muchas gracias por tu comentario Paulina. Así es, la genética determina un porcentaje importante de la talla final, pero también es compleja y definitivamente no es una sentencia. Con esto quiero decir que aunque podemos estimar la estatura final de un niño o niña, otros factores pueden modificarla e incluso algunas veces ciertos tratamientos pueden ayudarles. Lo ideal es verlo en nuestra consulta o de algún endocrinólogo pediatra para valorarlo y considerar las opciones. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s