Llega el tiempo del “páncreas biónico”

type-1-diabetes-insulin-injections

Las personas con diabetes tipo 1 que utilizaron un páncreas “biónico” controlaron mejor sus niveles de azúcar en la sangre que los que monitorizaron sus niveles de forma manual en un nuevo estudio.

Los sistemas artificiales no son órganos y no se trasplantan en el interior del cuerpo, dice Steven Russell, profesor asistente de medicina en el Hospital General de Massachusetts y co-autor del estudio publicado el domingo en el New England Journal of Medicine.

En cambio, el sistema experimental consta de tres dispositivos que se usan fuera del cuerpo: dos bombas de tamaño de un pequeño radio conectados al cuerpo con tubos delgados que se introducen bajo la piel, y un pequeño “ladrillo”, que combina un iPhone y un monitor continuo de glucosa , para coordinar cuándo se debe administrar cada hormona, dice el coautor Edward Damiano, del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Boston.

Una bomba suministra insulina -la hormona que reduce el azúcar en la sangre- mientras que la otra administra glucagon, -la hormona que eleva el azúcar en la sangre-, dice Russell, cuya investigación fue presentada en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana de la Diabetes en San Francisco.

Estos desarrollos se espera que puedan ayudar a las personas a tener un mejor control de su diabetes, así como liberar a los diabéticos de la carga de tratar de calcular cuánta insulina debe inyectarse durante todo el día, dice Russell. La insulina y otras hormonas normalmente las fabrica el páncreas. En las personas con diabetes tipo 1 -una enfermedad autoinmune antes conocida como diabetes juvenil- el páncreas no produce insulina, una hormona necesaria para que el azúcar pase de la sangre a las células, donde aporta energía.

Los diabéticos cuyo nivel de azúcar en la sangre constantemente es demasiado alto pueden experimentar una serie de complicaciones como daño en los nervios, ceguera e insuficiencia renal. Pero los niveles bajos de azúcar en la sangre pueden hacer que las personas pierdan el conocimiento, dice Damián, quien comenzó a trabajar en la tecnología para ayudar a su hijo de 15 años de edad, quien ha tenido diabetes tipo 1 desde la infancia.

Calcular la cantidad de insulina a inyectarse -como antes de las comidas o el ejercicio- es demasiado complicado, dice Damián. Y los padres se preocupan cada vez que su hijo vaya a la cama, en el caso de los niveles de azúcar en la sangre bajan peligrosamente mientras el niño está dormido.

“La gente se preocupa por encontrar a sus seres queridos muertos en la cama ‘”, dice Damián. “La diabetes es implacable. Nunca se va de vacaciones.”

Aunque muchas personas con diabetes tienen vidas largas y productivas, manejo de la enfermedad es pesado y complicado, dice Russell.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 1 hoy se pinchan repetidamente los dedos para medir su nivel de azúcar en la sangre y a continuación calculan exactamente la cantidad de insulina que se deben inyectar para mantener sus niveles en el rango saludable, dice Damián. Los no diabéticos suelen tener un nivel de azúcar en sangre en ayunas inferior a 120 miligramos por decilitro. Los estudios demuestran que los diabéticos pueden prevenir muchas complicaciones si mantienen su promedio de azúcar en la sangre bajo 154. Sin embargo, debido a que la regulación del azúcar en la sangre es tan difícil, las personas con diabetes tipo 1 suelen tener un nivel de azúcar promedio de alrededor de 180.

La tecnología ha hecho la vida más fácil para algunos.

The bionic pancreas developed by a Boston University/Massachusetts General Hospital research team consists of a smartphone (above) hardwired to a continuous glucose monitor and two pumps (below) that deliver doses of insulin or glucagon every five minutes. (Foto: Boston University Department of Biomedical Engineering)
El páncreas biónico desarrollado por el equipo de Boston University/Massachusetts General Hospital consiste en un smartphone (arriba) conectado por cable a un monitor continuo de glucosa y dos bombas que administran insulina o glucagon cada 5 minutos (Foto: Boston University Department of Biomedical Engineering)

 

Alrededor de un tercio de los diabéticos utilizan bombas de insulina, en lugar de inyectarse varias veces al día. Aunque las bombas se llevan fuera del cuerpo (como los ya extintos beepers), administran hormonas en el cuerpo a través de tubos delgados que se implantan debajo de la piel. La desventaja es que la gente todavía necesita para calcular manualmente la cantidad de insulina que necesitan, dice Russell.

En el nuevo estudio, que incluyó a 20 adultos y 32 adolescentes, los médicos compararon el azúcar en sangre de los pacientes y el uso de la bomba durante cinco días con el páncreas biónico, que proporciona monitorización de la glucosa durante todo el día.

Entre los adultos, los niveles de glucosa utilizando el páncreas biónico fueron de 133 en promedio, comparado con 159 en la bomba sola, dice el estudio. Los adultos tuvieron niveles bajos de glucosa alrededor de 4,1% del tiempo empleado en el páncreas biónicos, en comparación con el 7,3% de las veces con el uso de la bomba.

Entre los adolescentes, los niveles de azúcar en sangre fueron en promedio de 138 con el páncreas biónicos y 157 con la bomba, de acuerdo con el estudio. La cantidad de tiempo con azúcar en la sangre baja fue casi la misma, tanto en la bomba como en el páncreas biónico.

“Este es un nuevo avance muy significativo y muy emocionante”, dice la endocrinóloga Betul Hatipoglu, que trata pacientes con diabetes en la Clínica Cleveland, pero que no participó en el nuevo estudio. “Esto me da grandes esperanzas de que mis pacientes pueden tener una vida mejor, con menos carga”, dice ella.

Pero Samuel Dagogo-Jack, presidente electo del departamento de Ciencia y Medicina de la Asociación Americana de Diabetes, advierte que el estudio fue pequeño y sólo duró cinco días. Dice que le gustaría ver estudios más grandes, con una duración mínima de tres meses.

Los médicos planean comenzar un estudio más amplio pronto, con un juicio definitivo previsto para 2016, dice Damián. El equipo está trabajando en un sistema que incluye una bomba capaz de proporcionar ambas hormonas.

Dr. Miguel Ángel Guagnelli

Nota traducida de USA Today

Un comentario sobre “Llega el tiempo del “páncreas biónico”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s