“No estoy gordo, estoy fuerte” y cómo la mayoría de los niños y jóvenes con sobrepeso no creen tenerlo.

Un nuevo estudio muestra que muchos niños y adolescentes se equivocan en su percepción del peso. Igual que las abuelas.

Cómo me ve mi abuela

Alrededor del 81% de los niños con sobrepeso y el 71% de las niñas con sobrepeso creen que están en su peso correcto, según los últimos datos publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos.

En general el estudio, que recoge datos sobre el peso de los adolescentes estadounidenses entre las edades de 8 y 15 de 2005 a 2012, encontró que alrededor del 30% de los niños y adolescentes perciben su estado de peso de forma incorrecta. Eso se estima que equivale a unos 9,1 millones de jóvenes en ese país.

Aunque la mayoría de los niños con sobrepeso se clasifican incorrectamente, la distorsión del peso es frecuente en el estudio, lo que también significa que muchos niños y niñas que no eran obesos creían serlo.

Los datos también muestran que las percepciones erróneas de peso tienden a ser ligeramente más frecuentes entre los niños que en las niñas, y tenían una mayor prevalencia entre los niños negros no hispanos y estadounidenses de origen mexicano. La percepción errónea del peso fue significativamente menor entre los niños y adolescentes de familias de ingresos más altos en comparación con los niños en familias de bajos ingresos.

Niño en el espejo

Tristemente, estas son las mismas poblaciones cuyos padres son más propensos a tener sobrepeso, dice el Dr. Daniel Neides, director médico del Instituto de Bienestar de la Clínica Cleveland. Esto sugiere la posibilidad de que los niños con sobrepeso consideran que su estado de peso de forma normal porque eso es lo que ven en sus propias familias. “A medida que nuestro país se hace más pesado, los niños no ven necesariamente como anormal”, comenta.

El problema también es que los padres a menudo no quieren escuchar que su hijo tiene sobrepeso. Investigaciones previas han demostrado que sólo alrededor de una cuarta parte de los padres de los niños con sobrepeso dicen que un médico les ha dicho que sus niños tenían sobrepeso. “Las personas son muy sensibles al peso y las tablas de crecimiento, y [los padres] argumentarán que no se ha actualizado en años”, dice Neides. “Sentimos que los jóvenes son inmortales y van a estar bien por siempre, y que la población no verá las consecuencias a largo plazo.”

Pero como ya hemos comentado en este blog, el sobrepeso infantil es un asunto serio. Los niños cada vez están siendo diagnosticados con enfermedades que por lo general sólo se veían en los adultos, como la diabetes tipo 2. Un estudio de la Facultad de Medicina de Harvard en 2013 encontró un aumento del 27% en la proporción de niños de 8 a 17 años con presión arterial elevada. “Estoy viendo gente más y más joven que entra en mi oficina con osteoartritis causada por el sobrepeso”, dice Neides. “No nos enseñaban acerca de los niños con estos problemas cuando estaba en la escuela de medicina.”

Los nuevos datos deberían servir de advertencia a las familias y los médicos que los jóvenes están confundidos acerca de su estado de peso, y que si los niños con sobrepeso siguen creyendo que están en un peso correcto, eso podría tener efectos perjudiciales sobre las campañas que se están realizando en contra de la epidemia de la obesidad.

Homero en el espejo

Traducido y adaptado de Time.com

Dr. Miguel Ángel Guagnelli

3 comentarios sobre ““No estoy gordo, estoy fuerte” y cómo la mayoría de los niños y jóvenes con sobrepeso no creen tenerlo.

  1. ¡Muy cierto! Además me parece que aún después de que se les confirma el diagnóstico de obesidad a sus hijos, muchas madres se resisten a aceptar que sus pequeños necesiten adelgazar. ¡Más de una vez en la consulta las madres han manifestado su temor a dejar de dar los habituales suplementos y licuados súper energéticos que dan a sus hijos por temor a que se desnutran!

  2. Muy interesante. Desgraciadamente los padres son en muchos casos los cómplices del problema de sus hijos, sin darse cuenta. Además de una alimentación inadecuada, es fundamental el sedentarismo tan frecuente en la actualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s