Lo que necesitas saber sobre la Vitamina D parte 4: Los 3 beneficios más importantes

En resumen, ¿qué vuelve a la vitamina D tan importante para nuestra salud? En pocas palabras, que influye directa e indirectamente la mayor parte de lo que sucede en nuestros cuerpos cada segundo de cada día.

Vit D sol2

Ya mencionamos que la vitamina D no es realmente una vitamina. Más bien, es un precursor de la hormona que nuestros antepasados ​​biológicos formaban al estar en contacto con el sol. Cuando se expone a los rayos UV en la piel, un compuesto semejante al colesterol se convierte en vitamina D, que viaja hasta el hígado y se convierte en la prehormona calcidiol. Después llega al riñón para convertirse en calcitriol (la hormona real) que se une a más de 2.700 sitios en el genoma humano, y se convierte en más de 1.000 genes, lo que le ayuda a las células a hacer su trabajo.

La vitamina D es una parte clave de la maquinaria bioquímica que abre todo nuestro genoma, por lo que las células pueden aprovechar la gran cantidad de información que contiene. En una notable hazaña de la biología, las células individuales sintetizan calcitriol, que luego se da la vuelta para regular la actividad de estas células. Es estas funciones fundamentales de la vitamina D que afectan a nuestro riesgo para muchas enfermedades diferentes. De hecho se piensa que es posible que la vitamina D probablemente afecte a todas las enfermedades.

La evidencia es particularmente fuerte cuando se trata de papel de la vitamina D en la resistencia a la infección, el mantenimiento de los huesos y músculos, y la reducción de los riesgos de cáncer.

Vit D sol1

1. Protección contra la gripe y el resfriado común
¿Es coincidencia que la gran mayoría de los brotes de resfriado y la gripe se producen durante el invierno, cuando la gente tiene menos exposición al sol y los niveles más bajos de vitamina D? Probablemente no. En 2009 los investigadores analizaron los patrones de muertes y complicaciones de la enfermedad (generalmente neumonía) durante la pandemia de gripe que asoló los Estados Unidos en 1918 y 1919, matando a por lo menos un millón y medio de personas. Los investigadores informaron que las muertes y las complicaciones de la gripe que menos se produjeron en las ciudades del sur, donde el sol brillaba todo el año y, presumiblemente, las personas tenían niveles más altos de vitamina D. En contraste, la mayoría de las muertes ocurrieron en las ciudades del norte, donde había menos exposición al sol.

Por supuesto, esta asociación no prueba causa y efecto, pero es sin duda sugerente, y otros elementos de convicción apoyar el papel protector de la vitamina D. Durante los meses de invierno 2008-2009, un grupo de investigadores dio 1.200 UI de vitamina D al día a chic@s escolares en Japón. En comparación con los niños que recibieron placebos, los que tomaron la vitamina D tuvieron 42 por ciento menos de probabilidades de contraer la gripe y quienes padecen asma fueron 83 por ciento menos propensos a sufrir una crisis.

Los mecanismos subyacentes se comprenden cada vez mejor. Numerosos compuestos inmunes dependen de la vitamina D, incluyendo PCL-gamma1, una molécula que activa las células inmunes por lo que son capaces de luchar mejor contra las infecciones. Además, las células pulmonares están entre aquellas que secretan 1a-hidroxilasa, una enzima que convierte la vitamina D a su forma activa, ayudando a combatir las infecciones respiratorias. La vitamina D activa genes implicados en la inmunidad y aumenta los niveles de catelicidina, un compuesto auxiliar para combatir microorganismos patógenos.

2. Huesos y músculos
También ya mencionamos que la vitamina D se reconoce como esencial para la formación normal del hueso, en gran parte debido a que es esencial para la utilización del calcio. Numerosos estudios han demostrado que la mayoría de los adultos mayores hospitalizados por fracturas de cadera son deficientes en vitamina D.

Pero el problema podría no ser sólo huesos débiles. El Dr. Heike Bischoff-Ferrari, del Hospital Universitario de Zurich, y otros han estudiado la relación entre músculos débiles que conducen a caídas y fracturas de huesos. El argumento tiene sus méritos. La vitamina D es necesaria para la producción normal del músculo y la fuerza, y la falta de la vitamina conduce a la debilidad muscular, una reducción de la amplitud de movimiento, y el aumento de la fragilidad física. Con cada año que pasa, las personas mayores son más propensos a ser afectados por la sarcopenia -la pérdida de músculos relacionada con la edad-, además de la osteoporosis. Después de analizar 20 estudios, que incluyeron más de 44.000 pacientes, Bischoff-Ferrari escribió en Osteoporosis International que de 1.800 a 4.000 UI de vitamina D podrían reducir en gran medida el riesgo de caídas en las personas mayores. En contraste, la OIM recomienda sólo 600 a 800 UI diarias.

3. Menor Riesgo de Cáncer
En 1980 los epidemiólogos reportaron que los niveles bajos de vitamina D se asocian con un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Desde entonces, los investigadores de todo el mundo han vinculado los niveles bajos de vitamina D con un mayor riesgo de cáncer de mama, de ovario, riñón, páncreas y cáncer de próstata agresivo.

¿Los suplementos de vitamina D o una mayor exposición al sol ayudan a proteger contra este tipo de cáncer? La respuesta es sí, según una investigación realizada por el Dr. Cedric F. Garland de la Universidad de California, San Diego.

Garland y sus colegas calcularon que la incidencia de cáncer de colon en los Estados Unidos y Canadá podría reducirse a la mitad cuando la gente toma 2.000 UI de vitamina D al día, y que en las mujeres se reduce la incidencia de cáncer de mama a la mitad si se ingieren 3.500 UI de vitamina D al día.

Vit D perlas

¿Cuánto se debe tomar?
Así que todo esto vuelve a las preguntas: ¿Debe tomar la vitamina D? Y si es así, ¿cuánto? Aquí está el mejor consejo al consultar con expertos.

• El enfoque ideal es solicitar a su médico una prueba de vitamina D en sangre, lo que eliminará la mayor parte de las conjeturas, aunque no todas. Debido a las diferencias individuales en la absorción y utilización, las personas pueden tener que tomar diferentes cantidades de vitamina D para lograr un nivel de sangre saludable. Asegúrese de que su médico ordena una prueba “25-hidroxi-vitamina D”. Otras pruebas podrían dar lugar a un resultado falsamente normal. Los niveles por debajo de 20 ng/ml indican una deficiencia, pero -aunque no hay aún consenso al respecto- el nivel óptimo es de al menos 30 ng/ml y probablemente un poco más alto. Pero mayores cantidades, dentro de lo razonable, no son necesariamente malos. Surfistas, socorristas y personas que pasan mucho tiempo al aire libre por lo general tienen niveles de 70 a 90 ng / ml.

• Si actualmente no tiene una deficiencia significativa, y si durante el verano se pasa mucho tiempo en el sol, con al menos los brazos y las piernas al descubierto, y no siempre está completamente cubierto con protector solar, es probable que no necesite tomar suplementos de vitamina D. El Dr. Michael Holick, una de las personas que más investigación realiza sobre vitamina D en el mundo, sugiere conseguir aproximadamente 10 minutos de exposición al sol (dependiendo de la hora del día, la estación, la ubicación latitudinal y la pigmentación de la piel) antes de aplicar el protector solar. La vitamina D a partir del sol en realidad dura más tiempo en el cuerpo, en comparación con la vitamina D de suplementos o alimentos.

• Si se trata de otoño, invierno o principios de primavera, si no se obtiene una gran cantidad de exposición al sol, o si usted sabe que le hace falta vitamina D, sin duda debe tomar suplementos de vitamina D (la mayoría de los profesionales de la salud recomiendan la vitamina D3, también conocido como colecalciferol). Su necesidad será mayor si usted está al norte de la latitud de Atlanta en EUA, en Europa continental o en extremo más sur de América meridional, ya que va a sintetizar poco o nada de vitamina D de la exposición al sol durante los meses de noviembre a marzo.

• Si usted no se ha medido niveles en sangre de vitamina D y está buscando pautas generales, Holick sugiere que los niños requieren de 1.000 a 2.000 UI y adultos pueden tomar de 2.000 a 3.000 UI diarias, algo por arriba de las recomendaciones de la sociedad endocrina. “Lo fundamental para mí es que probablemente no hay evidencia de que estas cantidades suponen ningún riesgo”, dice Holick.  Cantidades más alta podrían ser especialmente útiles para las personas con una enfermedad crónica, como la fibromialgia, la artritis o el lupus, aunque no hay consenso en su uso. Estas altas dosis de vitamina D, generalmente son seguras, pero deben ser controladas con seguimiento de niveles en sangre.

¿Existen riesgos? Para la mayoría de la gente, la toxicidad de la vitamina D se produce después de tomar más de 40.000 UI al día durante meses. Así que, mientras usted está siendo moderado en su consumo, no se preocupe.

Dr. Miguel Ángel Guagnelli

Traducido y adaptado de The Vitamin D Debate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s