¿Refresco de cola* normal o light? Ninguno, gracias, estoy cuidando mis huesos

Cola

Hace poco me preguntaron qué pensaba acerca de los refrescos light, si era mejor tomar uno normal en vez de uno light o en su defecto cualquier versión baja en calorías, por lo que significa beber “más químicos”. En el caso de la mayoría de los refrescos, hay que tocar el tema de los edulcorantes (que mencionaré en otro post), pero los de cola necesitan un artículo sólo para ellos.
Sé perfectamente que, de la marca que sean, tienen miles de fans que a veces presentan comportamientos peligrosamente parecidos a los de un adicto. Pero la respuesta es sencilla: en cuestiones de salud, todos son igual de dañinos, aunque empiecen con C, P o cualquier otra letra, sean light o normales.
En 2006 se publicó un estudio realizado en la cohorte de Framingham en el que se encontró que las mujeres mayores aumentan su riesgo de desarrollar osteoporosis y fracturas de cadera. Desde entonces otros estudios han reforzado esta idea en otras poblaciones y grupos de edad.
No está del todo clara la forma en que lo hacen, los sospechosos comunes en este caso son la cafeína y el ácido fosfórico que contienen todos los refrescos de cola. Pero también podría ser simplemente que al tomar este tipo de bebidas se “desplazan” otras como los lácteos o los jugos enriquecidos con vitamina D.
¿Han visto niños tomando refrescos de cola? Yo también, y en grandes cantidades. En ellos, aunque está poco estudiado, podría estar debilitando sus huesos en desarrollo o evitando que adquieran una densidad adecuada. A largo plazo podría desencadenar fragilidad y fracturas, así como osteoporosis en edades relativamente tempranas.

Entiendo bien que es difícil dejarlas, las compañías han hecho muy bien su trabajo al causar que la gente necesite su refresco. ¿Algo se puede hacer? Si, seguro, sólo hay que ser inteligentes.

  1. Si no te puedes quitar el hábito del refresco, al menos evita que tus hijos y/o otros niños lo adquieran. Es perfectamente posible enseñar a los niños a beber agua sola, y ningún niño necesita los refrescos de cola para crecer.
  2. Disminuye la cantidad de refrescos que tomas al día. Tómalo más lento, disfrútalo, si tienes sed primero toma un vaso de agua y luego sigue con tu refresco a tragos pequeños, lo disfrutarás más.
  3. Eso que tomas menos de refresco, cámbialo por un lácteo y de ser posible, un vaso de jugo de naranja fortificado con vitamina D. Eso si te aporta lo que necesitas para mantener huesos sanos.
  4. Sigue las recomendaciones sobre la ingesta de calcio y vitamina D por medio de lácteos, alimentos ricos, suplementos y complementos (también de esto próximamente escribiré otro post)
  5. Los ejercicios de resistencia y de cargar peso son muy efectivos para aumentar la densidad ósea.
  6. No puedo insistirlo demasiado: Ningún niño necesita refresco para crecer. No se trata de prohibirlos, no hay nada de malo en que los tomen en una fiesta o de forma ocasional, pero no les creemos uno de los peores hábitos posibles.

Y si a estas alturas no te he logrado convencer de que hay que cuidar los huesos, no te pierdas mi próximo post acerca de la osteoporosis.

Dr. Miguel Ángel Guagnelli

*Sé bien que nadie les dice refrescos de cola, sino que se les llama por su marca. Pero nadie patrocina este post.

Algunas ideas tomadas de: http://www.webmd.com/osteoporosis/features/soda-osteoporosis

Un comentario sobre “¿Refresco de cola* normal o light? Ninguno, gracias, estoy cuidando mis huesos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s